El drenaje linfático manual tiene como objetivo hacer circular la linfa a través de los ganglios linfáticos. El cuerpo humano tiene de 500 a 700 ganglios, cada órgano tiene el suyo. La circulación linfático funciona paralelamente a la circulación sanguínea: los vasos sanguíneos entran y salen de los ganglios.

El sistema linfático tiene varias funciones: drena el líquido intersticial, transporta la grasa de los alimentos, elimina los desechos y protege el organismo de los cuerpos extraños.

Los campos de aplicación del drenaje linfático manual son los edemas, las inflamaciones, las cicatrices, los “moratones” post operatorios, las úlceras y los problemas  de retención de líquido “piernas pesadas”

LA LINFA Y EL SISTEMA LINFÁTICO

La linfa es un líquido compuesto principalmente de elementos procedentes de la sangre. Como la sangre, la linfa posee un circuito a través de todo el cuerpo. Su rol principal es inmunitario, sobretodo, a través de la eliminación de toxinas y grasa.

El sistema linfático tiene varias funciones: drena el líquido intersticial, transporta la grasa de los alimentos, elimina los desechos y protege el organismo de los cuerpos extraños.

Este fluido claro que contiene plasma y linfocitos (glóbulos blancos especializados que son fabricados en los ganglios linfáticos para combatir las infecciones). La linfa no tiene un sistema propio de impulsión, por lo que su flujo depende de la presión del sistema sanguíneo y de la acción muscular. El drenaje linfático tiene como objetivo ayudar a la linfa a circular por los diferentes vasos con el fin de permitir a los desechos y tejidos fibrosos sobrantes, que espesan el líquido intercelular, ser eliminados en los ganglios.

ORIGEN DEL DRENAJE LINFÁTICO

Los egipcios, hace 3000 años, descubrieron la existencia de una circulación paralela a la circulación sanguínea: la circulación linfática.

El padre de la presoterapia es el doctor Emil Vodder, que inicio sus investigaciones sobre la linfa y sus sistema en 1932. Doctor en filosofía y fisioterapia, se interesó por las investigaciones del premio Nobel Alexis Carrel, brillante investigador que había estudiado las características de la linfa y sus sorprendentes propiedades.

Alexis Carrel fue premiado con el Nobel en 1912 por su sorprendente demostración efectuada sobre células de pollo que podían ser mantenidas con vida gracias a la linfa.

En 1936 el Dr Vodder desarrolló un método de estimulación del sistema linfático, conocido hoy en día como drenaje linfático. Inicialmente desarrolló esta técnica para tratar las sinusitis crónicas y luego utilizó para diferentes aplicaciones estéticas e higiénicas. Su trabajo fue sobretodo intuitivo y empírico, teniendo en cuenta los conocimientos anatómicos y fisiológicos de su época. Hizo falta más de 20 años de trabajo y conferencias para que su método fuera reconocido por los científicos como tratamiento eficaz, lo que permitió a Vodder enseñar su técnica a los estudiantes de fisiatría (parte de la medicina que se ocupa de las dolencias físicas y la rehabilitación del paciente) de Berlín.

En 1936 el Dr. Emil Vodder desarrolló un método de estimulación del sistema linfático, conocido hoy en día como drenaje linfático.

El boom del drenaje linfático

Muy rápidamente, los numerosos resultados positivos sobre los pacientes atrajo la atención de terapeutas de toda Europa (médicos, dentitas, fisioterapeutas, fisiatras, etc.).

Se realizó un gran ensayo clínico, pero no solamente de la mano de Vodder, sino también con la participación de diferentes centros y clínicas especializadas, de donde surgió una extensa lista de aplicaciones de este método.

En 1958 se realizaron estudios  para aportar explicaciones científicas a la evidente eficacia del drenaje linfático, cuya eficacia anuló ciertas teorías médicas de la época sobre los masajes.

BENEFICIOS DEL DRENAJE LINFÁTICO

Los efectos terapéuticos del drenaje linfático son numerosos: aumenta hasta 3 veces el flujo de linfa, activa la eliminación de toxinas y desechos, refuerza el sistema inmunitario, aumenta la producción de linfocitos, mejora la defensa del organismo.

Las aplicaciones terapéuticas del drenaje linfático manual son muy amplias. El drenaje linfático tiene la particularidad de asociar efectos terapéuticos, estéticos y de bienestar.

Los efectos terapéuticos del drenaje linfático manual

  • El drenaje linfático tiene como efecto el reabsorber los edemas, por un lado, acelerando la reabsorción de líquidos y de las macromoléculas sobrantes en el intersticio a través de los capilares linfáticos, y por otro lado, estimulando el peristaltismo (término que designa las contracciones que permiten a un órgano hueco de hacer desplazar su contenido) de los vasos linfáticos.
  • Estimula los procesos inmunológicos aumentando, a nivel de la zona cortical de los ganglios linfáticos, la producción de linfocitos que poseen propiedades fagocitarias y participan en la producción de anticuerpos.
  • El drenaje linfático también ayuda a aliviar los dolores de cabeza, problemas menstruales, menopausia, reducir los problemas de acné, ciertas enfermedades cutáneas y alergias.
  • Por lo general, contribuye a regularizar la temperatura corporal.
  • En definitiva, el drenaje linfático favorece la regeneración de los tejidos, eliminando los edemas intersticiales que ralentizan la microcirculación y aumentando la producción de linfocitos, que contribuyen a nutrir y regenerar los tejidos.

En Instimed, muchas cirugías estéticas van acompañadas con sesiones post operatorias de drenaje linfático para acelerar la recuperación de los pacientes y también acompañamos otros tratamientos medico estéticos con sesiones de drenaje linfático manual, como por ejemplo la intralipoterapia con Aqualix, para favorecer los resultados.

Los beneficios estéticos del drenaje linfático

  • El drenaje linfático tiene muy buenos resultados en el tratamiento de problemas asociados con la retención de líquidos, la circulación sanguínea y la grasa: el drenaje linfático ayuda a disminuir las varices, las piernas pesadas y la celulitis.
  • El drenaje linfático manual induce una revitalización de la piel y permite disminuir considerablemente las arrugas en la piel, asegurando una buena hidratación de la piel y del cuerpo.
  • También contribuye a una regeneración celular, nutriendo a las células y eliminándolas, ya que el drenaje linfático aumenta la calidad y el funcionamiento general del organismo

Publicado: 19 de Junio de 2017 a las 08:44